Batalla de las Navas de Tolosa: Preparación

Deja un comentario

Cristiana

En la primavera de 1212, todos los caminos de la península cristiana, llevaban a Toledo, lugar de partida para la cruzada contra los almohades. Caminos no solo llenos de Nobles a caballo, seguidos de sus mesnadas, sino de pobres que mendigaban por el camino y de personas no útiles para guerrear, como mujeres, jóvenes , que acompañaron al ejercito compartiendo sus privaciones y suerte hacia la batalla.

En Toledo se juntaron todos a finales de primavera y desde allí partieron el 19 de junio en dirección a los pasos de Sierra Morena, tardaron un mes en llegar. El primero en llegar fue Pedro II de Aragón (1178-1213) al frente de  mas de 3000 caballeros con sus correspondientes mesnadas. A principios de junio llegaron los cruzados del extranjero en su mayoría franceses, pero también italianos lombardos y alemanes

La cabeza del ejercito estaba formada por los cruzados franceses, Las tropas del Obispo de Nantes, y de los Arzobispos de Burdeos y Narbona al mando de Diego López II de Haro (1152-1214). En su marcha, el 24 de Junio, asaltaron y pasaron a cuchillo a toda la población del Castillo de Malagón en Ciudad Real, fortaleza en manos de los Almohades.

ClipboardEl cuerpo central del ejercito estaba formado por las tropas aragonesas y catalanas acompañadas de los caballeros templarios.

En la retaguardia las tropas castellanas, Portugal y León a cargo de Maestres del los caballeros templarios y de la Orden de San Juan.

El 20 de Junio tomaron el castillo de Malagón y una vez tomado los Franceses incumplieron el pacto de entregarlo a cambio de las vidas de sus moradores y los mataron a todos, cosa que no gusto demasiado al grueso del ejercito formado por caballeros peninsulares.

El 29 de junio, una vez reagrupadas todas las tropas, tomaron el castillo de Calatrava. Aquí se produjo una primera desavenencia, loa mayoría de los franceses abandonan la cruzada, al no estar de acuerdo con el Rey Alfonso VIII (1155-1214) de perdonar la vida a los Musulmanes y dejarles marchar. Solo se quedaron las tropas Francesas al frente del arzobispo de Narbona y el Señor de Poitou. Esto dejó mermado el ejercito cruzado en un tercio del inicial.

En Calatrava descansaron y se repusieron del largo trayecto y al mismo tiempo se unió, al contingente, el Rey Sancho VII de Navarra (1194-1234) al frente de unos 200 caballeros y sus peones.

Los días 7,8 y 9 los cristianos acamparon frente a Salvatierra en manos Musulmanas.

El día 11 acamparon en Fresnedas, Desde donde se envío a Lope Díaz II de Haro (1170-1236), hijo de Diego López II de Haro (1152-1214), para que reconociese en terreno de Despeñaperros y ocupase su meseta, desde donde podían divisar el Castillo de Ferral, frente al desfiladero de la Losa, donde estaba acampado el grueso de los ejércitos musulmanes.

Los días 12 y 13 de Julio llegaron a la zona el resto del ejercito, reforzaron a los que estaban en la meseta.

Los Musulmanes dominaban todos los desfiladeros. Este dominio de los desfiladeros, hizo que los cristianos dudaran de su victoria, ya que adentrarse en ellos podía considerarse un suicidio.

Hubo diferentes posturas ante este problema, los Reyes Navarro y Aragonés se inclinaban por retroceder y buscar un paso mas seguro, el Rey Castellano se negaba, convencido de que si retrocedían podría producirse una deserción en masa. Al final decidieron cruzar Despeñaperros. Según las crónicas de la época un pastor les ayudo a cruzarlo por un paso que los musulmanes no podían atacar, que desembocaba en la explanada entre Mesa del Rey y Santa Elena. Los cristianos acamparon es esta gran explanada, donde se acordó el orden de batalla.

Musulmana

Tras la ruptura de las treguas con los cristianos, los musulmanes en 1209 al mando del Califa Miramamolín (?-1213)ordeno preparar todos sus ejércitos del norte de África, para una guerra a gran escala en Al-Andalus. En 1211 cruzo el estrecho desde Marrakech y estableció su sede en Sevilla, así mismo toma un fortificación muy importante estratégicamente en la ruta hacia Toledo, Salvatierra.

Avanzo hacia Sierra Morena, distribuyendo avanzadillas en los desfiladeros de Despeñaperros.

El califa acampó en el Castillo de Ferral, frente al desfiladero de la Losa, donde posiciono gran parte de su ejercito, decidió hacer lo mismo que su antecesor, esperar a los ejércitos cristianos y aprovechar el desgaste y cansancio de los castellanos y el favorable campo de batalla, ocupando posiciones ventajosas en los desfiladeros.

La guarnición del Castillo de Ferral, a la llegada del ejercito cristiano, decidió abandonarlo, pero tenían bien cubierto el paso del desfiladero, siendo suicida un ataque cristiano por ese lugar.ferral

Los almohades cuando se vieron acampados frente al campamento cristiano, decidieron no esperar y atacar aprovechando que los cristianos estaban agotados de la marcha. Dispuso a su ejercito en orden de batalla, situándose favorablemente en el terreno y mandando atacar a columnas de caballería y arqueros, para intentar que los cristianos entraran en combate, estos no cayeron en la trampa y ese día no hubo batalla.

El día 15 los soldados almohades, amanecieron en formación de combate, esperando a los cristianos, pero al mediodía decidieron descansar ante la negativa de l ejercito cristiano a plantar batalla, los dos ejércitos se limitaron a planificar , calculando la fuerza y disposición del ejercito contrario, para intentar obtener ventaja el día de la batalla.

Todos intentaron descansar, como buenamente pudieron, ya que se avecinaba al día siguiente la gran batalla de las Navas de Tolosa

 

Anuncios

Antecedentes Batalla Navas de Tolosa: Los reinos Cristianos: Su unión bajo Alfonso VIII de Castilla

Deja un comentario

ALFONSO VIIA comienzos del siglo XIII, la parte cristiana de la península Ibérica, estaba dividida en cinco reinos: Portugal, León, Navarra, Castilla y Aragón.

El reino más belicoso contra los musulmanes en esta época fue el reino de Castilla, bajo el mando del Rey Alfonso VIII (1155-1214), hasta que en el 1195, tras la pérdida de Calatrava, donde pasaron a toda la guarnición a cuchillo y la derrota de Alarcos (1195-Córdoba), se firma la tregua, entre el Rey Castellano y el Califa Abu Yusuf Yaqub al-Mansur (1184-1199), esta derrota supuso una importante pérdida de territorio y la fijación de la nueva frontera entre Castilla y el Imperio almohade en los Montes de Toledo. Los almohades incluso invadieron el valle del Tajo y asediarían Toledo, Madrid y Guadalajara en el verano de 1197.

Presionado por los ataques almohades, desde 1174 tuvo que ceder a las órdenes militares algunos territorios, para que ayudaran en su protección y en su lucha contra los musulmanes, como las villas de Maqueda y Zorita de los Canes a la Orden de Calatrava, o la villa de Uclés a la Orden de Santiago, siendo desde entonces Uclés la casa principal de esta última. Desde esta plaza inicia una ofensiva contra los musulmanes, que culmina con la reconquista de Cuenca en 1177

A partir de ese momento el Rey de Castilla solo vive para formar un ejército cristiano tan numeroso y poderoso que pueda derrotar a los musulmanes. Cuenta con la amistad del reino de Aragón, pero no así con Navarra y León, que temen el poder que está adquiriendo Castilla. Al mismo tiempo el Rey Alfonso VIII (1155-1214), también teme que si se va con todo su ejército a batallar con los musulmanes al sur, los dos reinos rivales aprovechen para invadir y apoderarse de Castilla.

españaPor ello el Rey Alfonso VIII (1155-1214), decide pedir ayuda al Papa Inocencio III (1161-1216) para que proclame una cruzada contra los musulmanes, el Papa promete conceder la plena indulgencia a todo el que acudiese a ayudar en la conquista de los territorios musulmanes y así mismo les recomienda al Reino de Navarra y León a que acudan en ayuda de Castilla en esta cruzada y les prohíbe aprovechar este momento para invadir Castilla bajo amenaza de excomulgarlos, así mismo serian excomulgados también, los cristianos que ayudasen a los musulmanes o se unieran a ellos.

Esta llamada hace que acuda gente desde toda Europa, de todas las clases sociales, que se unan los reinos de Castilla bajo el mando del Rey Alfonso VIII (1155-1214) , Portugal bajo el mando del Rey Alfonso II (1186-1223), Navarra bajo el mando del Rey Sancho VII 1194-1234), Aragón bajo el mando del Rey Pedro II (1178-1213), las órdenes militares, como las de Calatrava, del Temple, de Santiago y de Malta, además de caballeros cruzados franceses, occitanos y de toda la Cristiandad, rehusando acudir el reino de León bajo el mando del Rey Alfonso IX (1171-1230).

Reuniéndose todos en Toledo en la primavera de 1212.

Antecedentes Batalla Navas de Tolosa: Los reinos Cristianos peninsulares, núcleos de resistencia

Deja un comentario

El núcleo asturiano.

don pelayoEn el 722, un noble visigodo, Pelayo (?-737), y el pueblo de los astures derrotan en Covadonga (722) a un ejército expedicionario musulmán. A partir de ese momento comienza a organizarse el reino de Asturias.

De 739-757 Alfonso I (693-757)  asume la herencia visigoda del Rey Favila (?-739). Establece el “Fuero Juzgo” y otros elementos políticos. La emigración hacia el norte de población visigodo-hispanorromana refuerza esta continuidad.

De 757-768 Fruela I (722-768) Sucede a su padre y al comienzo de su reinado se enfrentó a un ejército enviado por Abderramán I (731-788),  en Pontuvio, (Galicia). En esta batalla, acaecida entre mayo de 757 y mayo de 758, se tomó prisionero a Omar, hijo de un primo carnal de Abderramán, que fue degollado. Repobló  Galicia hasta el río Miño, el cual marcó la frontera sudoccidental de su reino.

De 791-842 Alfonso II (760-842) establece la capital en Oviedo. Durante su reinado se descubre la tumba del Santiago, origen de la gran peregrinación. Saqueó Lisboa en 798 aprovechando disensiones en el gobierno de Córdoba y venció a los musulmanes en Lutos (794), Narón y Anceo (825). También combatió en el río Orón (816), enfrentamiento que quedó en tablas. Gracias a las victorias sobre los musulmanes, afianzó su presencia en Galicia, León y Castilla, que reorganizará políticamente.

De (866-910) Alfonso III (852-910) lleva la frontera hasta la línea del río Duero, ocupando la cuenca norte (“tierra de nadie”). El reino asturiano alcanzó la línea del Duero en el año 910 y consolido esta frontera alrededor de las plazas fuertes de Toro y Zamora. Luchó enérgicamente contra los musulmanes, a los que derrotó en Polvoraria (878)

De (914-924) Ordoño II (871-924) trasladara a León  el centro político del reino. A partir de entonces se comienza a hablar de reino astur-leonés, y después de Reino de León. Finalizando la primavera del año 918, y como aliado de  Sancho Garcés (?-925), rey de Pamplona,  marcharon juntos sobre Nájera, a la que llegaron a comienzos del mes de junio, sitiándola durante tres días. Pasaron luego a Tudela, bordearon los confines de la Morcuera y Tarazona y penetraron en los arrabales de Valtierra, Arnedo y Calahorra, que se hallaban en poder de los Banu Qasi de Zaragoza, plazas que fueron conquistadas.MAPA

El núcleo navarro.

En el 718 Pamplona es ocupada por lo musulmanes y obligada a pagar tributos. La derrota musulmana en la batalla de Poitiers en 732 frente a los francos de Carlos Martel debilitaron la posición musulmana pero el valí Uqba recondujo la situación instalando una guarnición militar en la ciudad entre el 734 y el 741.

La zona pirenaica occidental se hallaba entre el estado franco y Al-Andalus. Tras diversos acontecimientos (Batalla de Roncesvalles contra los francos en el 778) se impuso en el que se denominó reino de Pamplona la dinastía Íñiga siendo su primer monarca Iñigo Arista (770-851), con la ayuda de los Banu Quasi, familiares suyos y del obispado de Pamplona.

El núcleo navarro llegó a su apogeo con Sancho III el Mayor (990-1035). Rey de Navarra entre los años 1000-1035, extendió su poder a Aragón y Castilla. Fue el monarca más poderoso de los reinos cristianos de la Península Ibérica en el s. XI. Su reinado coincidió con la crisis del califato de Cordoba, iniciado a la muerte de Almanzor y terminado con el principio de los Reino de Taifas. Pretendió la unificación de los estados cristianos, bien por vínculos de vasallaje o bajo su propio mando.

El núcleo aragonés.

Zonas de débil poblamiento en el pirineo central. Bajo la influencia primero de los carolingios, después de los navarros. Escasos avances en la reconquista ante el potente núcleo musulmán en torno al valle del Ebro.

El rey Pedro I de Aragón (1070 – 1104) conquistó Huesca en 1095, después de derrotar al rey Al-Musta’in II de Taifa de Zaragoza en la batalla del Alcoraz (1096). En 1101 tomó Barbastro y Sariñena, y tomó Tamarite de Litera en 1104.

Durante el reinado de Alfonso I el Batallador (1104 – 1134), en el curso de pocos años, con la valiosa colaboración de la nobleza feudal del sur de Francia, se conquistaron los núcleos urbanos y comarcas de Tudela, Tarazona, Calatayud, Daroca y Zaragoza.

El núcleo catalán.

En la zona del norte de la actual Cataluña, el reino franco carolingio estableció la Marca Hispánica. Organizado en condados, pronto el Condado de Barcelona predominó sobre los demás. Vifredo el Velloso (840-897) reconquistó algunos territorios e inició un proceso de independencia respecto al debilitado reino franco. Ya en el siglo X, los sucesores de Vifredo el Velloso (840-897) dejaron de prestar el homenaje feudal debido al monarca francés. El condado de Barcelona pasó a ser un ente político independiente, los condes dejan de ser nombrados por el rey francés y pasa a un régimen sucesorio.

El núcleo Castellano

El primer conde de Castilla es Rodrigo en el 860, bajo Ordoño I de Asturias (821-866) y Alfonso III el Magno (852-910). El condado de Castilla experimenta una gran expansión durante el gobierno del conde Rodrigo, que se dirige hacia el sur hasta llegar a Amaya (860) y a costa de los cordobeses por la Rioja. Además, a partir de la sublevación del conde alavés Eglyón, Álava se incorpora al condado de Castilla. En el año 931, el condado de Castilla se unifica con el conde Fernán González (910-970), haciendo de sus dominios un condado hereditario a espaldas de los reyes de León.

Antecedentes Batalla Navas de Tolosa: De los Almorávides a los Almohades

Deja un comentario

Alfonso I EL BATALLADORLa crisis del Imperio almorávide viene marcada por la pérdida de Zaragoza en 1118, ocupada por Alfonso I de Aragón (1073-1134).

El periodo de gobierno de los Almorávides es bastante efímero, debido a que tienen que hacer frente a tres amenazas, la cristiana, los Almohades que les arrebatan el Norte de África hacia el año 1130 y por los propios musulmanes andalusíes, que están descontentos debido a lo estricto de su gobierno, y discrepancias en lo económico y cultural. Por ejemplo en 1121 la población de Córdoba, se rebeló y gracias a la intervención de los Fakih se pudo evitar un gran baño de sangre.

En el año 1145, debido a todo esto, se crean de nuevo los Segundos Reinos de Taifas, esta vez gobernados por líderes Almorávides.

En el año 1146 los Almohades deciden conquistar la España musulmana, en 1147 conquistan Sevilla, iniciando así la conquista, acabando en 1172 con la conquista de Valencia y Murcia, por el segundo califa Yusuf I (1135-1184), una vez sometida y unificada trasladan su capital a Sevilla durando su reinado unos 65 años.

El 29 de Julio de 1184 en la batalla de Santarém muere Yusuf I (1135-1184), a manos de  Sancho I de Portugal (1154-1211) y Fernando II de León (1137-1188).españa

En poco más de treinta años los almohades lograron forjar un poderoso imperio que se extendía desde Santarém (Centro de Portugal) hasta Trípoli (Libia) y así mismo, consiguieron parar el avance cristiano cuando derrotaron a las tropas castellanas en 1195 en la batalla de Alarcos.

En 1197 se firma una tregua entre los cristianos y los musulmanes que se prolongará durante 10 años. Aunque siempre habrá escaramuzas por parte de ambos bandos.

Antecedentes Batalla Navas de Tolosa: Los Primeros Reinos de Taifas

Deja un comentario

ALMANZOREn el año 976 toma el poder de manos del Califa Hissan II (965-1013), El jefe de los ejércitos del califato, Almanzor (939-1002), este organiza un gran ejército y pelea continuamente con los cristianos, ganándoles en diferentes conflictos, Hasta que se juntan los ejércitos de Castilla, León y Navarra y le derrotan y matan en la batalla de Calatañazor en el año 1002.

Esta muerte fue el inicio del fin del Califato, las rencillas internas entre las familias musulmanas, queriéndose hacerse con el mando del Califato, propicia la independencia de pequeñas ciudades, dando lugar a los llamados Reinos de Taifas, que en 1031 acaban con el Califato, cuando el último califa Omeya, Hisham III (975-1036)  fue depuesto y huye a Lérida, donde fallece.

Las taifas fueron hasta 27 pequeños reinos en que se dividió el califato como consecuencia de la guerra civil, aunque los más débiles fueron siendo anexionados por los más poderosos. Cada taifa se identificó al principio con una familia, clan o dinastía. Todos los reyes adoptaron títulos honoríficos y nombraban a su hijo o pariente como sucesor. La corte de las taifas más importantes eran una copia de las cortes del antiguo califato, donde se daban cita los más importantes  eruditos de la época. También mantenían sus propios ejércitos, constituidos sobre todo por mercenarios, a los que pagaban espléndidamente. Todas estas taifas construían lujosas construcciones, acuñaban su propia moneda, nombraban sus propios diplomáticos y mantenían un gran número de funcionarios públicos. taifas

Cada Reino trata de sobrevivir como buenamente pueden ante el empuje cristiano, bien pagando tributos llamados Parias o pidiendo ayuda a otros pueblos. Así mismo en este periodo también combatían entre ellos y los más débiles sucumbían ante los más fuertes.

En el 1085 con la toma de Toledo por Alfonso VI (1047-1109), Rey de Castilla y León, el resto de Reinos de Taifas, se dan cuenta del peligro y piden ayuda de los Almorávides, que ocupaban todo el Norte de África. Estos enviaron un ejército que al mando de Yusuf Ibn Tasufin (1019-1106), vence a los cristianos en las batallas de Sagrajas (1086), Aledo (1092), Consuegra (1097) y Unclés (1108). Todo esto propicio que decidieran a expulsar a los diferentes reyes de las Taifas y los Almorávides incorporaran a Al-Andalus a su imperio.

Antecedentes Batalla Navas de Tolosa: Del Emirato de Córdoba al Califato

Deja un comentario

ABD AL RAMAN IComo en casi todos los reinos, con el tiempo la corrupción y la relajación moral de los Omeyas, hizo que reinara el descontento entre el resto de musulmanes más puritanos y Abu Al-Abbas (721 – 754), en el año 749 trata de matar a todos los Omeyas e imponer la dinastía de los Abasies.

Mata a todos menos a uno, se salva el Príncipe Abd Al Rahman I (731-788), que logra llegar a la península y ayudado por sus seguidores logra vencer al Emir Yusuf (711-756) y crea una nueva dinastía, con capital en Córdoba en el año 756. En el 773 Abd Al Rahman I (731-788) creó el Emirato de Córdoba, independizándose política y administrativamente del Califato, aunque mantuvo con el mismo una unidad cultural, espiritual y moral.

Hasta el año 929, siguen su reinado y le suceden ocho Emires, durante esta época, hay numerosos levantamientos de cristianos conversos al Islam (Mulaidies) y de los que no renunciaron a sus creencias (Mozárabes) pero fueron vencidos por los musulmanes.MAPA

En el año 929, Abd al-Rahmán III (891-961) estableció el Califato de Córdoba, declarando la independencia religiosa de Bagdad, capital del Califato Abasí. Esta proclamación del califato de Córdoba los Omeyas querían consolidar su posición en Al-Andalus y consolidar las rutas marítimas para el comercio en el Mediterráneo.

En el año 939 un ejército cristiano al mando de Ramiro II de León (898-951) derrotó a las huestes árabes enviadas por Abd al-Rahmán III (891-961) en una de sus operaciones de castigo (razias) contra el norte. Esta derrota disuadió a los musulmanes de instalar poblaciones árabes en cercanías del Duero y sus áreas más despobladas.

Antecedentes Batalla Navas de Tolosa: Conquista musulmana de Al-Andalus

Deja un comentario

TariqEl 27 de Abril del año 711, Tariq Ibn Ziad (670-720), a la cabeza de un gran ejército, formado por unosRey Rodrigo 7000 hombres, cruza el estrecho de Gibraltar, una vez allí, para que no haya retorno, quema los barcos. Rodrigo (?-711) y Agila II (?-?), dos reyes Visigodos enfrentados por el poder, acordaron una tregua para combatir juntos a los recién llegados. La situación de Táriq pasó a ser comprometida. Ninguno de los dos partidos le reconocía como aliado, sino que al contrario, unían sus fuerzas dejando al bereber con el mar a la espalda, ante esta situación mando un mensajero a   Musa ibn Nusair (640-716), quien le mandó 5.000 hombres más  y se enfrento al los reyes visigodos, siendo estos derrotados y muerto el Rey Rodrigo (se cree que murió ya que desapareció y se encontró su caballo muerto junto al río) en la Batalla de Guadalete (19 a 26-Julio de 711)

don pelayoAl comprobar la fragilidad del poder de los visigodos, continuó su avance conquistando Medina Sidonia, Morón, Carmona, Sevilla, Écija, Córdoba y Toledo, la capital del reino (todo ello en el mismo año).  Esto propicia que les quede el camino sin apenas obstáculos, lo que hace que el ejército musulmán conquistaran rápidamente casi la totalidad de la península Ibérica, menos la zona Norte (son derrotados en la batalla de Covadonga en el 722), hasta cruzar los Pirineos, donde los francos al frente de Carlos Martel (686-741), les derrota en el año 732, en la batalla de Poitiers, lo cual acaba con el avance de los musulmanes por Europa y se centren en mantener la península Ibérica.

Para completar la conquista y ocupar el territorio peninsular pidió ayuda a Musa, quien se trasladó a la península, al frente de un ejércitoconquista mayor en el 712. En el 713 se reunieron Musa ibn Nusair y Tariq en Toledo. Tariq  le acompañó en la toma de Zaragoza (714), separándose luego para tomar Amaya, León y Astorga.

A pesar de dominar la península, la mayor influencia musulmana se produjo en el sur. En el Norte, tan pronto como pudieron sus pueblos se alzaban contra los musulmanes, y poco a poco fueron empujándoles hacia el sur. La presencia de los Omeyas al norte del Sistema Central era anecdótica, limitándose a guarniciones desde las que profundizar sus incursiones militares (razzias).

Desde el 714 al 756 la península era una provincia del Islam, bajo la soberanía de los Omeyas, teniendo su capital en un inicio en Sevilla, pero posteriormente se trasladó a Córdoba.

Older Entries