El núcleo asturiano.

don pelayoEn el 722, un noble visigodo, Pelayo (?-737), y el pueblo de los astures derrotan en Covadonga (722) a un ejército expedicionario musulmán. A partir de ese momento comienza a organizarse el reino de Asturias.

De 739-757 Alfonso I (693-757)  asume la herencia visigoda del Rey Favila (?-739). Establece el “Fuero Juzgo” y otros elementos políticos. La emigración hacia el norte de población visigodo-hispanorromana refuerza esta continuidad.

De 757-768 Fruela I (722-768) Sucede a su padre y al comienzo de su reinado se enfrentó a un ejército enviado por Abderramán I (731-788),  en Pontuvio, (Galicia). En esta batalla, acaecida entre mayo de 757 y mayo de 758, se tomó prisionero a Omar, hijo de un primo carnal de Abderramán, que fue degollado. Repobló  Galicia hasta el río Miño, el cual marcó la frontera sudoccidental de su reino.

De 791-842 Alfonso II (760-842) establece la capital en Oviedo. Durante su reinado se descubre la tumba del Santiago, origen de la gran peregrinación. Saqueó Lisboa en 798 aprovechando disensiones en el gobierno de Córdoba y venció a los musulmanes en Lutos (794), Narón y Anceo (825). También combatió en el río Orón (816), enfrentamiento que quedó en tablas. Gracias a las victorias sobre los musulmanes, afianzó su presencia en Galicia, León y Castilla, que reorganizará políticamente.

De (866-910) Alfonso III (852-910) lleva la frontera hasta la línea del río Duero, ocupando la cuenca norte (“tierra de nadie”). El reino asturiano alcanzó la línea del Duero en el año 910 y consolido esta frontera alrededor de las plazas fuertes de Toro y Zamora. Luchó enérgicamente contra los musulmanes, a los que derrotó en Polvoraria (878)

De (914-924) Ordoño II (871-924) trasladara a León  el centro político del reino. A partir de entonces se comienza a hablar de reino astur-leonés, y después de Reino de León. Finalizando la primavera del año 918, y como aliado de  Sancho Garcés (?-925), rey de Pamplona,  marcharon juntos sobre Nájera, a la que llegaron a comienzos del mes de junio, sitiándola durante tres días. Pasaron luego a Tudela, bordearon los confines de la Morcuera y Tarazona y penetraron en los arrabales de Valtierra, Arnedo y Calahorra, que se hallaban en poder de los Banu Qasi de Zaragoza, plazas que fueron conquistadas.MAPA

El núcleo navarro.

En el 718 Pamplona es ocupada por lo musulmanes y obligada a pagar tributos. La derrota musulmana en la batalla de Poitiers en 732 frente a los francos de Carlos Martel debilitaron la posición musulmana pero el valí Uqba recondujo la situación instalando una guarnición militar en la ciudad entre el 734 y el 741.

La zona pirenaica occidental se hallaba entre el estado franco y Al-Andalus. Tras diversos acontecimientos (Batalla de Roncesvalles contra los francos en el 778) se impuso en el que se denominó reino de Pamplona la dinastía Íñiga siendo su primer monarca Iñigo Arista (770-851), con la ayuda de los Banu Quasi, familiares suyos y del obispado de Pamplona.

El núcleo navarro llegó a su apogeo con Sancho III el Mayor (990-1035). Rey de Navarra entre los años 1000-1035, extendió su poder a Aragón y Castilla. Fue el monarca más poderoso de los reinos cristianos de la Península Ibérica en el s. XI. Su reinado coincidió con la crisis del califato de Cordoba, iniciado a la muerte de Almanzor y terminado con el principio de los Reino de Taifas. Pretendió la unificación de los estados cristianos, bien por vínculos de vasallaje o bajo su propio mando.

El núcleo aragonés.

Zonas de débil poblamiento en el pirineo central. Bajo la influencia primero de los carolingios, después de los navarros. Escasos avances en la reconquista ante el potente núcleo musulmán en torno al valle del Ebro.

El rey Pedro I de Aragón (1070 – 1104) conquistó Huesca en 1095, después de derrotar al rey Al-Musta’in II de Taifa de Zaragoza en la batalla del Alcoraz (1096). En 1101 tomó Barbastro y Sariñena, y tomó Tamarite de Litera en 1104.

Durante el reinado de Alfonso I el Batallador (1104 – 1134), en el curso de pocos años, con la valiosa colaboración de la nobleza feudal del sur de Francia, se conquistaron los núcleos urbanos y comarcas de Tudela, Tarazona, Calatayud, Daroca y Zaragoza.

El núcleo catalán.

En la zona del norte de la actual Cataluña, el reino franco carolingio estableció la Marca Hispánica. Organizado en condados, pronto el Condado de Barcelona predominó sobre los demás. Vifredo el Velloso (840-897) reconquistó algunos territorios e inició un proceso de independencia respecto al debilitado reino franco. Ya en el siglo X, los sucesores de Vifredo el Velloso (840-897) dejaron de prestar el homenaje feudal debido al monarca francés. El condado de Barcelona pasó a ser un ente político independiente, los condes dejan de ser nombrados por el rey francés y pasa a un régimen sucesorio.

El núcleo Castellano

El primer conde de Castilla es Rodrigo en el 860, bajo Ordoño I de Asturias (821-866) y Alfonso III el Magno (852-910). El condado de Castilla experimenta una gran expansión durante el gobierno del conde Rodrigo, que se dirige hacia el sur hasta llegar a Amaya (860) y a costa de los cordobeses por la Rioja. Además, a partir de la sublevación del conde alavés Eglyón, Álava se incorpora al condado de Castilla. En el año 931, el condado de Castilla se unifica con el conde Fernán González (910-970), haciendo de sus dominios un condado hereditario a espaldas de los reyes de León.

Anuncios