El Tratado de Ramla fue firmado por Saladino y Ricardo I de Inglaterra en junio de 1192, después de la batalla de Arsuf (Tercera Cruzada).

Bajo los términos del acuerdo, Jerusalén permanecería bajo control musulmán. Sin embargo, la ciudad estaría abierta a la peregrinación cristiana.

Además, el tratado redujo el Reino Latino a la franja costera que se extendía desde Tiro a Jaffa.

También Sirvió para que Los Cruzados nativos nobles reconstruyeron lo que quedaba del reino desde la ciudad de Acre y otras ciudades costeras.

Ni al rey Ricardo ni a Saladino les gustó el acuerdo, pero no había más opciones. El gobernante musulmán se había debilitado por los gastos de guerra y el Rey Ricardo tenía que hacer frente a las amenazas a su reino en su hogar.

Una persona importante que ayudó a negociar el tratado entre Ricardo I de Inglaterra y Saladino, poniendo fin a la Tercera Cruzada, fue Balián Ibelín (c. 1140 – 1193) fue un importante noble del Reino Cruzado de Jerusalén, señor de Ramala).

Balián Ibelín se mantuvo bajo el control de Saladino, pero Ricardo compensó a Balián con un nuevo señorío en Caymont.

Anuncios