Gérard de Ridefort, también llamado Girard de Ridefort, el 10º Gran Maestre de la orden entre los años 1184 – 1189

 Nació en Flandes en el año 1140.

Segundón de un noble flamenco, no espera conseguir fortuna en su país, por lo que se une a la Segunda Cruzada en 1146, con la idea de conseguir el señorío feudal.

Escudo acuartelado, en 1º y 4º la cruz del temple y en 2º y 3º sobre campo de oro un león de sable, armado y lamparado de gules.

Raimundo III de Trípoli le promete un rico matrimonio con su vasalla Lucía de Botrun, pero el rey cambia de parecer y prefiere aceptar la oferta de un rico comerciante pisano. Esto convierte a Ridefort en su mortal enemigo.

Al llegar a Jerusalén cae enfermo y es acogido en el Hospital que los templarios. Pasado un tiempo y restablecido de su enfermedad, decide  entrar a formar parte de la Orden del Temple, esto sucedía en el año 1.180.

Posteriormente se alía con Guy de Lusignan e ingresa en la Orden del Temple llegando a ser Senescal en 1183 y logra ser elegido Gran Maestre en 1184. Tras la muerte de Balduino IV en 1185 y de Balduino V poco después, en 1186, Ridefort arrebata la corona del Reino de Jerusalén a Raimundo III en beneficio de su aliado Guy de Lusignan.

Tras haber sido derrotado en la batalla de Seforia por Saladino siembra la división entre los responsables de las tropas cristianas y logra convencer al rey de Jersulalem, Guy de Lusignan, para atacar la ciudad de Tiberíades, sitiada por el ejército musulmán cuando previamente el monarca había acordado con Raimundo de Trípoli no hacerlo y esperar el avance de Saladino en una posición estratégica mucho más ventajosa. Se dice que la antipatía que sentía Ridefort por Raimundo de Trípoli que le había prometido casarle con una rica heredera de su reino pero que después se la entregó a otro hombre, le hizo cometer semeje error. La batalla de los Cuernos de Hattin (actual Ramala) fue el comienzo del fin para la orden del temple. Los cristianos fueron derrotados y Saladino no sólo consigue conquitar San Juan de Acre sino que en 1187 recupera también Jerusalem. Ridefort deshonra el código templario establecido en 1128 durante el concilio de Troyes por San Bernardo de Claraval en el que se estipula que un Gran Maestre debe luchar hasta su muerte.

Las temerarias campañas que impulsa contra Saladino resultan desastrosas y causan numerosas pérdidas humanas en ambos bandos.

En Octubre de 1189, en las afueras de San Juan de Acre tuvo lugar una batalla en la que las fuerzas estaban igualadas y tras varias horas de lucha, nadie conseguía vencer. Cuando todos los cristianos decidieron abandonar el campo de batalla por estas circunstancias, Gerard de Ridefort, fuera de sus cabales se negó a abandonar el campo de batalla y se quedó allí sólo, blandiendo su espada frente al ejército musulmán. Ningún cristiano acudió en su ayuda, mientras estaba allí sólo, amenazando con su espada y gritando a todo un ejército. Finalmente el ejercito de Saladino lo capturó y lo ejecutó.

A pesar de que los Grandes Maestres del Temple han aparecido muy pocas veces en el cine, Gerard De Ridefort es uno de los que más ocaciones ha aparecido en películas. Ha sido interpretado por el actor britanico Nicholas Boulton en las dos cintas de la saga Arn: El Caballero Templario.

En el año 2005 fue interpretado por dos actores, el primero fue el norteamericano Sam Hennings en la película Soldado de Dios, mientras que el segundo fue el actor danes llamado Ulrich Thomsen en la cinta titulada Cruzadas, cinta en la que usualmente se confunde a la figura de Ridefort con las de Guy de Lusignan, interpretado por Marton Csokas y la de Reynald de Chatillon, interpetado por Brendan Gleeson.

Anuncios