Los créditos que concedían los Templarios, tenían una tasa de interés máximo de un 10%, esta tasa era menor que la de los prestamistas Aragoneses y la mitad que la tasa cobrada por los judíos.

Anuncios