ademar de montiel en la batalla de niceaAdemar de Monteil (Nacido: ??? Muerto. 1 de agosto de 1098, Antioquía), fue obispo de Le Puy del 1077 al 1098 y uno de los principales personajes de la Primera Cruzada.

Miembro de una familia noble de la región de Valence, en Francia, fue nombrado obispo de Le Puy en 1077 y realizó una peregrinación a Oriente en 1086-1087.

Defensor e implantador de la reforma gregoriana,

Fue uno de los grandes impulsores de la idea de la cruzada de 1095 lanzada por el papa Urbano II en el Concilio de Clermont, se cree que fue el consejero del propio papa antes del concilio.

Fue entonces nombrado legado pontificio y nombrado, por el Papa, para liderar la cruzada, acompañando a Raimundo IV de Tolosa.

De camino hacia Constantinopla, Ademar fue herido por mercenarios bizantinos durante algunas escaramuzas con las fuerzas imperiales, pero llegó vivo a Constantinopla en abril de 1097. Negoció con Alejo I Comneno, ayudo a restablecer la disciplina entre los cruzados en Nicea, y tuvo un gran papel en la Batalla de Dorilea.

Después de la toma de Antioquía en 1098, y ante el cerco por el musulmán Kerbogha de Mosul, Ademar organizó una procesión por las calles de la ciudad y ordenó cerrar todas las puertas de la ciudad, para que los cruzados, que estaban llenos de pánico, no pudieran desertar. También ayuda a subir la moral de los cruzados, a través de numerosos ritos litúrgicos y ayunos

Fue extremadamente escéptico del descubrimiento de la Santa Lanza, por el monje Pedro Bartolomé, especialmente porque tenía conocimiento de había otra Santa Lanza en Constantinopla; sin embargo, uso esta lanza que el creía falsa para subir la moral de las tropas.

Cuando Kerbogha fue derrotado, Ademar organizó un concilio para intentar resolver las disputas de los nobles, pero murió el 1 de agosto de 1098, víctima de una epidemia desconocida, probablemente tifus, pero posiblemente también peste o cólera. Su muerte dejó un vacío en el liderazgo de los cristianos ya que, era el único líder de autoridad incontestada. Las disputas entre los nobles continuaron, y la marcha sobre Jerusalén fue atrasada durante algunos meses.

Ademar nunca intentó imponer la supremacía de la Iglesia Católica sobre la Iglesia Ortodoxa y su muerte hizo aumentar la distancia que ya existía, entre Roma y Constantinopla.

Ademar ha sido acreditado como el autor del himno “Salve Regina”, supuestamente compuesto como la “canción de guerra” de la cruzada.  Se dice que la escribió en agradecimiento a haber llegado a Siria tras el terrible paso por Anatolia, ante la visión de las riquezas de sus valles que se extendían a sus pies. Aunque hay otros posibles autores, Se ha atribuido a Pedro de Mezonzo, obispo de Compostela y al monje Hermann Contracto de Reichenau. La melodía sencilla que se usa habitualmente para cantarla parece haber sido elaborada por el P. F. Bourgoing.

Salve Regina

Salve, Regina, Mater misericordiae,

vita dulcedo, et spes nostra, salve.

Ad te clamamus, exsules filii Hevae,

ad te suspiramus, gementes et flentes,

in hac lacrimarum valle.

Eia, ergo, advocata nostra,

illos tuos misericordes oculos ad nos converte;

et Iesum, benedictum fructum ventris tui,

nobis post hoc exilium ostende.

O clemens, O pia, O dulcis Virgo Maria.

 

Traducción al español:

Dios te salve, Reina y Madre de Misericordia,

vida, dulzura y esperanza nuestra.

A ti clamamos, los desterrados hijos de Eva;

a ti suspiramos, gimiendo y llorando

en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora, abogada nuestra,

vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos,

y después de este destierro muéstranos a Jesús,

fruto bendito de tu vientre,

Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María,

Fuentes

Anuncios