El clero al no estar tan mal parado económicamente suministraba a los pobres algún tipo de comida en la puerta de los conventos, es el caso de la “sopa boba” una sopa hecha de huesos y despojos.

Anuncios