Los mercaderes necesitaban llevar las cuentas puntuales de sus dineros. Los comerciantes florentinos del siglo XIV instauraron un sistema de contabilidad doble. Cada partida se consignaba en dos libros, una para el debe y otra para el haber, con lo cual las cuentas quedaban siempre cuadradas.

Anuncios