Los aldeanos de cada parroquia tenian que entregar una décima parte o diezmo de toda la producción, ya fueran cosechas o leña, huevos o harina. Esto motivo que muchas parroquias fueran muy ricas aunque muy impopulares.

Anuncios