Los maestros canteros cobraban a tanto por piedra tallada; así, cada bloque llevaba una marca personal para indicar el trabajo de cada uno y de esta forma poder cobrar según la cantidad de piedras labradas.

Pero además las piedras podían llevar marcas que indicaban la posición en que debían colocarse en el muro.

Anuncios