En la Edad Media era el color utilizado por la santa inquisición para exponer bajo escarnio público a los herejes, las adúlteras y los criminales en general (el llamado sambenito era de ese color).

Los malos augurios sobre el amarillo se extendieron al mundo del arte cuando Molière falleció en plena escena vestido de este color.

Anuncios