Proviene de la Edad Media. Hoy en día encontrarse un trébol de cuatro hojas es algo poco frecuente. Por ello se dice que es un presagio de la buena suerte.

Los cristianos de la Edad Media lo veían como una representación de la cruz de Cristo, y esto lo convirtió en símbolo de buenaventura.

También se dice que lo único que se llevó Eva del jardín del Edén fue un trébol de cuatro hojas.

Anuncios