Martin A. La ReginaLa novela empieza con la historia de Tom Builder y su familia. Como la historia cambia mucho de escenario y de personaje central, me centraré más en su historia, mientras dure. Tom es un albañil que se vuelve pobre al perder su trabajo de constructor en una casa para el hijo de un noble, William Hamleigh. Agnes, su esposa, da a luz en un bosque y muere. Tom decide abandonar al bebé; sin embargo, después se arrepiente y va en su busca, pero no lo encuentra. Ellen, una mujer que vive en el bosque y con la que la familia se encontró, le dice a Tom que un sacerdote ha encontrado al bebé y lo está cuidando. Ellen tiene un hijo pelirrojo, Jack. Tom y Ellen van al monasterio del bosque a ver al bebé, al que los monjes han bautizado como Jonathan, y deciden dejarlo con los monjes para que lo críen. Después de muchos apuros, la familia conoce al conde Bartholomew de Shiring y su hija, Aliena, de la que Jack se enamora. Consiguen trabajo, pero William conquista el castillo del conde al descubrir que está de parte de Maud, la reina legítima, y es desleal al rey Esteban, con quien está en guerra civil. De nuevo se quedan sin trabajo. Llegan a Kingsbridge, donde, ante la perspectiva de no encontrar trabajo, Jack prende fuego a la vieja y derruida catedral de modo que el prior tiene que construir otra. Así, Tom consigue trabajo y se acomoda en Kingsbridge. Más tarde, William vuelve al castillo del conde y encuentra a Aliena, a quien viola. Tras huir con su hermano Richard del castillo, Aliena se dedica a la compra y venta de lana, y conoce por suerte al prior de Kingsbridge, Philip, que acepta comprarle su lana por un precio razonable. Así, Aliena comienza un próspero negocio de lana. El obispo de Shiring, Waleran Bigod, se opone a la construcción de la nueva catedral, que supondría el ascenso de Kingsbrige y la caída de Shiring. Comienza una conspiración con William para acabar con el proyecto de la catedral y con Kingsbridge. Mientras tanto, Tom y Ellen se casan.

El prior Philip trabaja duro para convertir Kingsbridge en una ciudad próspera y respetable. Sin embargo, no resulta una tarea fácil debido a que la guerra civil se estaba extendiendo por toda Inglaterra y a las luchas entre la emperatriz Maud y el rey Esteban por el trono. Jack y Aliena se enamoran pero, cuando William incendia Kingsbridge y Aliena pierde el negocio y se arruina. Tom muere y ocupa su cargo su hijo Alfred, de más reputación en el gremio, aunque Jack tiene mucho talento de maestro constructor, más que él. Aliena, al no tener dinero para pagar las armas y los caballos de su hermano, se ve presionada por éste a casarse con el adinerado Alfred. Jack, que siente que ya nada le une a la ciudad, va a Francia a averiguar los misteriosos orígenes de su padre. El matrimonio de Aliena y Alfred es maldito por Ellen, la madre de Jack. Dicha unión resultaráía, efectivamente, desastrosa. Por otra parte, Alfred convence a Philip de que le permita reemplazar el techo de madera de los planos de su padre por uno de piedra. En la inauguración, el techo de la catedral se desploma y provoca y mata a muchas personas. Aliena da a luz a un niño pelirrojo, que en realidad era de Jack, por lo que Alfred la expulsa de su casa. Aliena decide ir a buscar a Jack, que ha ido a Santiago de Compostela. En el transcurso de su peregrinación, Jack ha colaborado en la construcción de la Basílica de Saint-Denis, cerca de París, de modo que aprende a construir bóvedas de crucería y arcos apuntados, una técnica revolucionaria. A la vuelta de Santiago a Saint-Denis Se reúne con Aliena y descubre, por casualidad, que su padre proviene de Cherburgo. Cuando regresan a Kingsbridge, Philip les niega la posibilidad de contraer matrimonio, ya que Alfred y Aliena aún estaban casados. Años después, la catedral se sigue construyendo con Jack como nuevo maestro constructor en sustitución de Alfred, quien regresa, de repente, a Kingsbridge. intenta violar a Aliena, pero cuando Richard lo descubre, le asesina. Richard recupera el título que quitaron a su padre tras la conquista del castillo de Shiring, pero lo condenan a la horca por matar a Alfred. Entonces Philip decide que lo mejor es que se vaya a combatir en la Guerra Santa, a las Cruzadasen Jerusalén, para redimir sus pecados y evitar la horca. Abandona el condado, del que se hará cargo Aliena, quien, por fin, podrá contraer matrimonio con Jack y resultará ser mucho mejor gestora del territorio que el verdadero conde, su hermano.

Después de muchos años, la catedral de Kingsbridge queda terminada, y se hace famosa en toda Inglaterra por su belleza: era la primera catedral gótica del país. Jack había solucionado un problema brillantemente, las grietas surgidas por el viento en el triforio, al diseñar, de manera independiente, los arbotantes. En un último intento de ataque, el resentido Waleran Bigod acusa públicamente a Philip de haber incumplido la ley de castidad; Waleran afirma que el monje Jonathan (hijo de Tom Builder, en este momento adulto, a quien Philip había criado en el monasterio) era, en realidad, el hijo secreto de Philip. Jack vincula a Jonathan con el hijo perdido de Tom Builder y, Ellen jura en el juicio que Jonathan es en realidad hijo de Tom. Cuando Waleran le acusa de mentir bajo juramento, ella le culpa, a su vez, de cometer perjurio, achacándole la muerte de su amante, el padre de Jack. Se descubre que Percy Hamleigh (el padre de William), Waleran Bigod, y el antiguo prior de Kingsbridge, James, conspiraron para asesinar al único superviviente del White Ship, Jack Sharesburg, padre de Jack el protagonista del libro, con el propósito de ocultar el hecho de que el hundimiento del White Ship fue, en realidad, un asesinato. Bigod queda arruinado por este escándalo, e implora vivir el resto de sus días como un humilde monje, Philip acepta. Mientras tanto, William Hamleigh continuó llevando una vida miserable. Final llegó cuando se unió a un grupo, bajo la bandera del rey Enrique II, quien quería asesinar al arzobispo de Canterbury, Thomas Becket. El prior Philip estaba con Becket cuando tuvo lugar el asesinato, presenciándolo todo, encabezó una protesta contra Hamleigh y el rey, en la que reivindicó la santificación de Becket. William Hamleigh fue detenido por el hijo de Aliena, acusado de sacrilegio, declarado culpable y ahorcado. Enrique II fue azotado, de manera simbólica, por Philip. Éste último, ya muy viejo, es nombrado obispo de Kingsbridge, ahora una gran ciudad, gracias a la catedral que sería joya del priorato.

Anuncios