la catedralEl día de su decimo cuarto cumpleaños, Telmo Yáñez, hijo de León Yáñez, fue a la logia para ser nombrado aprendiz de francmasón por un jurado que le aceptó. Para convertirse en un buen francmasón debía de hacer un Tour en el que iría por diversos pueblos aprendiendo. Tras la desaparición de Thibaud de Orly su padre le mando a Bretaña a investigar sobre el caso. En el viaje le acompañarían unos supuestos artesanos que tenían pinta de vikingos. A la mañana siguiente se despertaron muy temprano para emprender la marcha. Al principio no hubo problemas en el camino, pero mientras entraban en Francia unos supuestos campesinos les intentaron sobran y ellos sacaron sus armas y los mataron a todos. En ese momento fue cuando Telmo se dio cuenta de quienes eran en realidad, templarios y se llamaban Erik, Gunnar y Loki. Le contaron que estaban buscando a la Orden del Águila de San Juan que había estado desaparecida durante mucho tiempo y ahora estaban en Kerloc’h, Bretaña. Remprendieron su ruta hacia Kerloc’h evitando pasar por las grandes ciudades. Cuando llegaron al pueblo vieron la catedral casi terminada pero con la cruz invertida y un castillo muy antiguo donde estaban los de la Orden del Águila de San Juan. Entraron en el pueblo y llegaron hasta donde estaba Hugo, jefe de obra y amigo de León, que les recibió, aunque no muy convencido de la habilidad de Telmo para la imaginería. Al día siguiente se produjo una competición entre Telmo y otros tres imagineros más experimentados que él. Para elegir al ganador, llegó el maestre de la Orden, Corberán de Carcassone, quien nombró a Telmo vencedor. Su trabajo sería esculpir una figura de un San Miguel para el altar de la catedral. Por la noche Telmo dormía con Hugo y su familia, entre las que estaba Valentina, una joven y hermosa niña de trece años muy desarrollada para su edad y muy pícara, hija de Hugo. El resto de días por la mañana Telmo iba a el castillo de los aquilanos a tallar la escultura y por la tarde a trabajar en la catedral. Allí conoce a un tullido loco llamado Korrigan que tenía unos buenos brazos para ir de andamio en andamio trepando. También conoce a Helmut, el ayudante de Hugo y a Abraham Ben Mossé que es un judío que va dando préstamos a los trabajadores y que reconoce que es el enviado del Papa. Erik avisa a Hugo de que van a venir quince templarios al pueblo y que les tendría que dar trabajo en la cantera. Pasados unos días quedan todos para hablar en el bosque pero cuando llegaron hubo una explosión y vieron que Ben Mossé tenía pólvora en unos contenedores. Erik decía que tenían que atacar pero Ben Mossé siempre decía que no que todo a su tiempo. Pasadas unas semanas se terminó de construir la catedral y se puso la campana. Telmo terminó la escultura y le ordenaron grabar unas letras. Cuando se reunieron de nuevo y Telmo les contó lo que había grabaron se dieron cuenta de que eso era el nombre de Lucifer, que la planta inversa era por San Juan y que la catedral era para Satanás. Al día siguiente de terminar la catedral los aquilanos mandaron abandonar Kerloc’h. Cuando quedaba muy poca gente, a los dos días, entraron en las casas y les arrestaron a todos. Les llevaron al castillo y ellos se encerraron en la catedral con Valentina, una virgen, y empezaron a invocar a satanás. Mientras, Loki y Gunnar rescataron a todos y se dirigieron a la catedral. El plan era que los templarios atacaran a los mercenarios y Telmo y Erik colocaran la pólvora de Abraham en la torre para destruirla y que un tifón que venía en su dirección, parase porque Telmo había visto que se trataba de Satanás. Cuando fueron a subir les paró Corvus un general de los aquilanos a quien Erik quería matar, y así lo hizo. Cuando llegaron arriba colocaron la carga y se fueron hacia donde había un ventanal roto. Cuando explotó la campana cayó encima de ellos y mató a unos cuantos. Erik y Telmo entraron y rescataron a Valentina. Cuando salieron vieron que los templarios y los aquilano habían parado de pelear y que estaban mirando como se había destruido el tifón. Cuando se curaron todos rescataron al maestro de los aquilanos y les maldijo, a Telmo, a Erik y a Abraham. Telmo decidió seguir con su Tour en vez de ir con Erik a París o con Ben Mossé a Roma. Cuando se fue se despidió de todos y Valentina le besó y le dijo que algún día se casarían. Después Telmo ve que las maldiciones se están cumpliendo: los templarios fueron masacrados, los judíos perseguidos y el no paraba de ir de un lado para otro, pero él pensaba que eso iba a pasar con o sin maldición

Anuncios