Para alumbrarse, pelaban un junco y lo mojaban en manteca, y eso ardía como una vela.

Anuncios