En la Edad Media las prostitutas ocultaban sus negocios (s.XII) como si se tratara de tabernas, colgando en su puerta un ramo. Por esa razón, las comadres empezaron a llamarlas “rameras”, una palabra que les sonaba más púdica que “prostituta”.

Anuncios