Sopistas, antepasados de los actuales tunos. Eran estudiantes que debido a su falta de recursos para mantenerse recorria calles, plazas y conventos ofreciendo su música a cambio de un plato de sopa y de algunas monedas que ayudaran a costear sus estudios.

Se los llamaba sopistas porque se decía que vivían de la sopa boba. Llevaban consigo una cuchara y un tenedor de madera, siempre esperando comer en el primer lugar donde tuvieran la suerte de que se les ofreciera un plato.

 

Anuncios