En algunos lugares el candidato a estudiante, debía prestar previamente juramento de que, si era suspendido, no ejercería venganza alguna “por medio del cuchillo o el puñal” contra el profesor.

No era extraño que los estudiantes, que solían ir armados, entablaran duelos y reyertas por los más variados motivos, incluso por temas académicos.

Anuncios