Los que aspiraban a convertirse en caballeros Templarios, pasaban la noche previa al gran día velando las armas, vestidos de color blanco (color de la pureza).

De ahí, cuando pasamos una noche de perros, sin dormir, decimos la expresión “pasar la noche en blanco” o “pasar la noche en vela”.

Anuncios