En el imperio bizantino, el adulterio estaba penado con la ley, y el castigo para los culpables era cortarles la nariz

Anuncios