Cuando los soldados iban a las cruzadas, ante la posibilidad de su muerte, eran premiados con “Indulgencia plena” es decir la total limpieza del alma para que si morías no se pasaran ningún día en el purgatorio y estuvieran libres de todo pecado.

Anuncios