El cristiano que nació y se crió en al-Andalus como un mahometano. El mahometano que se convirtió en un templario, un caballero en busca de redención con el rostro oculto bajo una máscara. El templario que se transformó en una sombra para instigar a todo un imperio de signo almohade y que, al lado de la Cruz, luchó en la batalla campal de las Navas de Tolosa.

El mítico personaje con la cara tapada del comic de Manuel Gago: El Guerrero del Antifaz, revisado, actualizado y reubicado en la Historia (finales del s. XII-principios del XIII) cabalga de nuevo entre dos tierras, entre dos poderosos ejércitos, entre dos amores, entre dos ideologias, entre dos religiones… entre la Cruz y la Media Luna.

Anuncios