Película: Jerusalén libertada

Título original: La Gerusalemme liberata,

Dirección: Enrico Guazzoni

Guion: Enrico Guazzoni (Poema : Torquato Tasso)

Fotografía: Wadid Sirry

Música: Angelo Francesco Lavagnino

Año: 1911.

Duración: 1000 metros de cinta.

Interpretación:  

Olga Benetti, Laura Brezet, Beppo Corradi, Edy Darclea, Americo De Giorgio, Aristide Garbini, Alfredo Gelmi, Adolfo Geri, Mity Mignone, Eduardo Monteneve, Amleto Novelli, Rinaldo Rinaldi, Elena Sangro, Ljubomir Stanojevic

Sinopsis del poema:En el sexto año de la Cruzada, Godofredo de Bouillón, por inspiración divina, reúne a los caballeros cristianos y los guía contra Jerusalén. Sigue el asedio de la ciudad, defendida por el rey Aladino, la guerrera persa Clorinda, Argante y Solimán. Entre los cruzados se distinguen Tancredo y Reinaldo, antepasado de la casa de Este. En las discordias participan ángeles y diablos, con una función similar a la de los dioses en la épica clásica. A pesar del antagonismo, Tancredo siente una fuerte pasión por la guerrera Clorinda.

Reinaldo huye del campamento para evitar ser juzgado por Godofredo por haber dado muerte a otro cruzado. La maga Armida, enviada por el rey de Damasco, hace mágicamente prisioneros a varios caballeros cristianos, a los que se lleva a una torre junto al Mar Muerto. Tancredo lucha con Argante. Una serie de reveses posteriores provoca una sublevación de los cruzados contra Godofredo. Tras dominarla, Godofredo se enfrenta con Solimán y lo vence. Reinaldo libera a algunos de los prisioneros de la maga Armida.

Godofredo lanza un ataque contra Jerusalén pero, por la noche, Clorinda y Argante incendian las máquinas de guerra de los cruzados. Tancredo sorprende a Clorinda y la mata sin conocer su identidad. La bautiza antes de morir.

El mago Ismeno hechiza el bosque con cuya madera los cruzados pretendían construir nuevas máquinas. Godofredo envía a buscar a Reinaldo, único capaz de conjurar el hechizo, y que ha caído en poder de Armida. Ésta, enamorada de él, lo retiene en las Islas Afortunadas. Al quedar libre de su hechizo, Reinaldo se confiesa con Pedro el Ermitaño y deshace el encantamiento. Tras construir nuevas máquinas, los cruzados se apoderan de Jerusalén. Tancredo mata a Argante. Aunque los egipcios envían refuerzos, son también derrotados por los cristianos.

Anuncios