Armand de Périgord (o Hermann de Pierre-Grosse) (1178-†1247?) pertenecía a la familia de los condes de Périgord y fue el décimo sexto Gran Maestre de la Orden del Temple. (1.232 – 1.244)

Armand de Périgord era conocido entre los hermanos de la Orden con el sobrenombre de “Piedra Grande”, antes de ser ascendido a la Categoría de Gran Maestre, desempeñó el cargo de preceptor de Calabria y de Sicilia. Lo primero que realizó tras su nombramiento fue restaurar el Castillo de Safita en Siria, que habia sido destruido por los musulmanes en el año 1219.

Escudo acuartelado, en 1º y 4º la cruz del temple y en 2º y 3º tres leones de oro rampantes y coronados de azur en campo de gules. En él 1º y en el 2º tenían la leyenda “Périgors”.

Entre 1205 y 1232, año en el fue elegido Gran Maestre de la Orden, había sido maestre de la provincia de Apulia y de Sicilia. Organizó los ataques de Caná, de Safita (donde restauro el Castillo que habia sido destruido por los musulmanes en el año 1219)  y de Séforis, combatiendo a los musulmanes en la región del lago de Tiberíades. Todas estas empresas se saldaron con un estrepitoso fracaso y redujeron el poderío de la Orden.

En 1236, en la frontera entre Siria y Cilicia, 120 caballeros, arqueros y turcoples fueron sorprendidos en una emboscada cerca de la ciudad de Qasr Darbsâq (la actual Terbezek). Al comienzo de la batalla que se libró a continuación, los templarios atacaron la fortaleza, pero encontraron una fuerte resistencia y cuando llegaron las fuerzas de socorro enviadas desde Damasco para ayudar a los sitiados, los caballeros fueron masacrados. Solamente sobrevivieron una veintena de ellos que pudieron refugiarse en su castillo de Bagras, a unos 20 km de allí.

En septiembre de 1239, Armand se traslada a San Juan de Acre, donde llega a un acuerdo con el sultán de Damasco, siguiendo el ejemplo de los Hospitalarios que habían suscrito un tratado con el Sultán de Egipto. En 1244, el sultán de Damasco solicita la ayuda de los templarios para rechazar a las hordas de Corasmia que intentaban ocupar el Asia Menor.

Durante su Magisterio tuvo muchas querellas con las otras dos Órdenes militares más importantes que existían en Tierra Santa; primero con los Caballeros Teutónicos, que acababan de tomar abierto partido por Federico II de Hoenstaufen y cada vez mas manifestaban sus tendencias pro-germánicas. Las diferencias con los Hospitalarios residían en la cruzada que el Sr. Thibaud libró inducido por el Papa Gregorio IX, quien terminó por imponer un armisticio entre las dos Ordenes. En este preciso momento los Templarios preconizan una alianza con Damasco mientras que los Hospitalarios optan por el Cairo.

En octubre de 1244, las fuerzas federadas de Templarios, Hospitalarios y los Caballeros Teutónicos, de acuerdo con el ejército del Sultán de Damasco, se enfrentaron al Sultán de Egipto, aliado a su vez del Imperio corasmio, en la batalla de la Forbie, cerca de Gaza. La coalición de cristianos y musulmanes sirios fue vencida, dejando más de 30.000 muertos sobre el campo de batalla. Algunos caballeros del Temple y Hospitalarios llegaron a refugiarse en San Juan de Acre, que permanecía aún en poder de las fuerzas cristianas.

La suerte que corrió Armand de Périgord es incierta: no se sabe si fue muerto en la batalla o capturado. Según esta última versión, murió en cautividad en el año 1247.

Anuncios