Gilbert Hérail (o Erail u Horal) nació en 1152 y posiblemente en el Reino de Aragón, pero se ignora la fecha y lugar de su nacimiento.

Ingresa tempranamente en la Orden del Temple, de forma que ya es Gran Comendador de la misma cuando es elegido Gran Maestre del Temple en febrero de 1193, tras la muerte de Robert de Sablé. Por tanto, fue el duodécimo Gran Maestre Templario.

Hay que recordar que fue el candidato que contendió sin suerte contra Gérard de Ridefort, en la elección de 1.185. Tenía una larga experiencia dentro de la Orden ya que ocupó  hasta el año 1.190 el cargo de Maestre de España y después, de 1.190 a 1.193, el de Preceptor en Francia.

Escudo acuartelado, en 1º y 4º la cruz del temple de gules y en 2º y 3º sobre campo de plata la cruz azul.

Un año después de su elección, en 1194, el papa Celestino III confirma todos los privilegios otorgados al Temple por medio de la bula Omne datum optimum que Anastasio IV había dictado en 1154.

El sentido del honor y la palabra empeñada eran dos cosas que para el Gran Maestre Gilbert tenían un valor muy alto.

Gilbert Hérail desea mantener la paz entre cristianos y musulmanes lograda por el acuerdo que Ricardo Corazón de León había suscrito con Saladino y gracias a una política de equilibrio. Esto le atraerá las iras del papa Inocencio III, que ve en ello una traición a la Iglesia.

A causa de esta querella con Inocencio III, el resultado de las tensiones entre Templarios y Hospitalarios se decide en favor de estos últimos, que aprovechan para recuperar tierras y castillos.

Durante su mandato, la Orden del Temple participará en la Reconquista de la Península Ibérica. En agradecimiento por los servicios prestados, el rey Alfonso II de Aragón, en 1196, donará a los templarios la fortaleza de Alfambra.

Gilbert Hérail fallece el 20 de diciembre del año 1200 al inicio de la Cuarta Cruzada.

Anuncios