En esta obra el escritor  Ávila Granados comienza con un alegato a la historia de los Oguz, digamos los que precedieron a los atuales turcos y muy relacionados con la historia templaria. Al tiempo va siguiendo como se introduce la orden en España. Despues habla de los elemntos esotéricos asociados con el Temple; las representaciones del diablo Baphomet, el culto que rendían a las aguas subterráneas, a los árboles sagrados, las funciones de sus maestros constructores, el arte de la alquimia que practicaban, sus números sacros, algunos mitos como el del grial, símbolos como las Vírgenes Negras o el laberinto, los santos del santoral templario. En definitiva trata  los cultos ancestrales que los templarios adoptaron, su comercio y relaciones políticas, militares y eclesiásticas así como una extensa cronología y un viaje geográfico por los sitios donde estuvieron asentados en nuestro páis.

‘El libro La Mitología Templaria -explica Ávila Granados en su obra- se centra en los elementos más herméticos relacionados con la citada orden representados en la Península Ibérica, así como en los enclaves más enigmáticos que el Temple mantuvo en la geografía hispana. Los mismos colores que llevaban los caballeros en sus vestiduras, el blanco y el rojo, están estrechamente relacionados con hesed y geburah, cuarto y quinto cefirotes de las tradiciones judías, que ocupan los brazos derecho e izquierdo del árbol cósmico; símbolos, al mismo tiempo, de la misericordia, y también de la fortaleza, la justicia y el rigor.En la obra de Ávila Granados

Anuncios