Por su parte, la Orden del Temple tenía prohibido que se pagara rescate por cualquiera de sus miembros, por lo que, cuando los templarios caían en manos sarracenas, eran rápidamente decapitados.

Anuncios