La Orden del Temple surgió a principios del siglo XVII, con el fin de salvaguardar la tumba de Cristo y proteger a los peregrinos. Su inmenso patrimonio le atribuyó durante cerca de doscientos años un inmenso poder y gloria. Su dramática desaparición coincide con el fracaso de las cruzadas y respode a causas muy complejas.
Anuncios