En los ambitos eclesiásticos a Bernardo de Claraval se le conocía como el Doctor Melifluo, por su voz dulce, suave y delicada.

Anuncios