A cada Caballero el rey le daba 30 onzas de oro y su equivalente a otras 30 en trigo., esta cantidad tambien cubria a sus dos escuderos.

El de un sargento era 10 onzas de oro y otras tantas de trigo.

Anuncios