En esta segunda entrega, han pasado siglos desde que la orden se formara allá por el año 1118, cuando el caballero Hughes de Payens, y sus ocho compañeros tomaran sus votos en tierras de Jerusalén tras la Primera Cruzada.

Ahora el autor nos sitúa en la gran ciudad de Constantinopla, en el año 1203. La Cuarta Cruzada, que en principio debía llevar a los grandes señores del norte de Francia y de toda Europa a luchar en tierra santa, desvía su camino para luchar a favor del pretendiente del trono bizantino.

Paralelamente, en la época actual, el agente del FBI Sean Reilly accede a los archivos secretos sobre la Inquisición en Ciudad del Vaticano. Su novia, arqueóloga Tess Chaykin, ha sido secuestrada.

La clave para su libertad reside en un enigma relacionado con los templarios, que de ser revelado, podría tener consecuencias inesperadas y llevarle hacia uno de los secretos más codiciados de la Historia.

La aventura que se desencadena y que pone en peligro sus vidas les llevará a lo largo de Europa y, por supuesto, de la actual Turquía, donde seguirán los pasos de los templarios, y más concretamente de Conrado de Trípoli.

Anuncios