Gran Maestre es la máxima autoridad en las órdenes militares.

La elección del maestre de la Orden del Temple era de por vida. Se llevaba a cabo en una asamblea en la que se reunían los oficiales de la orden en Oriente y todo el convento, esto es, los hermanos que vivían en el cuartel general de la orden, cuya sede fue Jerusalén hasta 1187, Acre entre 1191 y 1291 y Chipre a partir de 1291. No se sabe con seguridad si “el convento” era únicamente los hermanos que combatían o si también incluía a los miembros que no hacían uso de armas (los criados y los clérigos).

En la asamblea en la que se llevaba a cabo la elección se nombraba a trece electores –ocho hermanos caballeros, cuatro hermanos sargentos y un hermano capellán- mediante un complejo procedimiento cuya finalidad era garantizar la máxima intervención divina en el proceso electoral. Esos trece electores representaban a Cristo (en la figura del hermano capellán) y sus doce discípulos. Debían proceder de distintos países, aunque nunca se estableciera una división específica de naciones. La elección se llevaba a cabo por mayoría, y era preferible que el nombramiento recayera en un hermano que ya se encontrara en Oriente, en vez de en uno que estuviese en Occidente.

Aunque el maestre era elegido de por vida, unos cuantos acabaron dimitiendo de su cargo.

El maestre era el máximo responsable de la orden, acaudillaba a los hermanos en el campo de batalla cuando estaba presente y era el representante de la orden ante el mundo. Además, era el líder espiritual que Dios había designado para la orden

En la Orden del Temple, solo respondía a la autoridad del Papa, aunque debía ser respetuoso con los obispos y con los reyes. Disponía de cuatro monturas, además de una especial para el combate. Como ayudantes, contaba con un secretario e intérprete árabe, un soldado de caballería ligera, un herrero, un cocinero y dos criados de a pie.

Grandes Maestres

Anuncios