XXXVIII. Sobre el cubrir las lanzas

Que ningún hermano cubra su escudo o su lanza, porque entendemos que no aprovecha, mas bien daña.

Anuncios