XXXI. Que ningún caballero castigue al escudero que le sirve gratuitamente

Solo se le concede a cada caballero un escudero, y si este sirviese de gracia o caridad, no es lícito castigarlo o herirlo por cualquier culpa.

Anuncios