XXV. Que al que desee el mejor vestido se le dé el peor

Si algún hermano quisiera, ya por mérito o por soberbia, el más bello o mejor vestido, merecerá sin duda el peor.

Anuncios