XXIV. Que las vestiduras viejas se repartan entre los escuderos y sirvientes

Que el procurador de los paños reparta igualmente los viejos entre los escuderos y sirvientes, y a veces entre los pobres, con fidelidad.

Anuncios