XV. Que la décima parte del pan se dé al limosnero

Aunque el premio de la pobreza es el reino de los cielos, y sin duda se le deba a los pobres, mandamos dar cada día al limosnero la décima de todo el pan.

Anuncios