XLV. Que nadie ose cambiar y buscar otra cosa

Que ningún hermano cambie una cosa por otra y que tampoco pida hacerlo, a menos que se trate de algo insignificante, sin permiso del maestre o de quien desempeñe sus funciones.

Anuncios