XLIX. Sobre el juzgar

Sabemos que los perseguidores de la Santa Iglesia son innumerables, y no cesan de inquietar incluso a aquellos que no quieren contiendas con ellos; y así, si alguno de éstos de las regiones orientales, o en otra parte, solicita alguna cosa de vosotros, mandamos que los podais escuchar en juicio, y lo que fuese justo lo ejecutéis sin falta.

Anuncios