XIX. Sobre la vida en comunidad

En las Sagradas Escrituras se lee que se repartiría a cada uno según sus necesidades. Por lo tanto no habrá excepción de personas, pero debe existir consideración con los enfermos, y así, el que menos necesidad tenga dé gracias a Dios y no se entristezca, y el que tiene necesidad que se humille y no clame por la misericordia. Y así todos estarán en paz. Y prohibimos que a nadie le sea lícito practicar una inmoderada abstinencia, sino que mantenga con firmeza la vida comunal.

Anuncios