LXIII. Que se venere siempre a los ancianos

Conviene honrar con todo cuidado a los ancianos con piadosa consideración, sobrellevándolos según su flaqueza, y de ninguna manera estén obligados a estas cosas, que son necesarias para el cuerpo, con rigor, salvo la autoridad de la Regla.

Anuncios