LXII. Que no se reciban niños, mientras son pequeños, entre los hermanos del Temple

Aunque la regla de los Santos Padres permite acoger niños en la congregación, nosotros no lo aconsejamos; así, no os carguéis de tales. El que quiera dar perpetuamente a su hijo o pariente a la religión militar, que lo críe hasta la edad en que pueda virilmente expulsar a los enemigos de Cristo de Tierra Santa; y después, según la Regla, el padre o padres los traigan y pongan en medio de los hermanos, y hagan patente a todos su petición. Mejor es no ofrecer en la infancia que después, hecho hombre, huir a la primera.

Anuncios