LX. Con que silencio deben orar

Hermanos, conviene orar con el afecto que el alma y el cuerpo pidiesen, bien sentados o bien de pie, pero con suma reverencia y no con clamores, para que unos no turben a los otros. Así lo mandados de común consejo.

Anuncios